Lo que debes de saber del Chocolate Premium

Historia

El cacao es un árbol procedente de nuestra región amazónica que produce un fruto del mismo nombre (árbol Theobroma). Sirve de ingrediente para alimentos donde el más destacado y delicioso es sin duda el chocolate. Su uso se remonta a la época de los mayas, aztecas e incas, y desde entonces se ha usado tanto para fines nutricionales como médicos.

Los mayas lo llamaban “cacauatl” y lo cultivaban hacia el año 600 AC. Su consumo era mezclado con agua, pimienta o clavo, aclamado por sus características vigorizantes. Al llegar los mayas a su territorio después del siglo XII adoptaron esta costumbre reservándolo para las elites y guerreros. El cacao fue tan preciado que llegó a ser utilizado como moneda de cambio.

Hacia el año 1.500 el cacao llegó por primera vez a Europa en manos de Hernán Cortés. Cuando descubrieron el sabor que se lograba al mezclarlo con miel o azúcar y diferentes especias como vainilla y canela, generó gran interés además de sus propiedades para la salud física. La demanda explotó casi un siglo después y los países europeos buscaron la forma de cultivarlo masivamente en las tierras donde se daba la semilla como en Trinidad, Ecuador, Curasao, Brasil, Jamaica. Con los años su consumo se desarrolló en forma de chocolate y bebida. Finalmente gracias a las colonias africanas de España, semillas de cacao viajaron a países como Nigeria, Ghana, Camerún, y es por eso que hoy más del 70% del cacao que se consume en el mundo proviene del continente africano. Es importante resaltar que el 7% de la producción mundial de cacao fino de aroma según ICCO (International Cocoa Organization), y gran parte de él se encuentra en Suramérica, principalmente en Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú.

En nuestro país la historia del cacao se remonta a los valles de los ríos Zulia, Táchira y Pamplonita, donde los motilones le dieron expansión por toda la frontera colombo venezolana. Hacia el año 1.600 habían ya en la ciudad de Cúcuta plantaciones de cacao en haciendas de familias reconocidas como la de Francisco de Paula Santander.

A comienzos de XVIII se establecieron numerosas y grandes plantaciones de cacao en todo el valle, lo que atrajo mayor población e inversión. La alta calidad del Cacao producido en Cúcuta hizo que la reina Victoria de Inglaterra pidiera que le llevaran «cacao de Cúcuta».

El cacao empieza a salir para fines de exportación a través del camino Salazar, Ocaña Cartagena, y para consumo interior por la vía Pamplona Santa Fe.

Beneficiós

Son muchos los beneficios para la salud asociados al consumo del cacao. Minerales como el magnesio, cobre, potasio y hierro son fundamentales en el funcionamiento cardiovascular. Sus propiedades antioxidantes reducen notablemente el riesgo de diabetes y otras anti inflamatorias mejoran el nivel gastrointestinal, el sistema inmunológico y la producción de vitaminas.

 

Algunos expertos hablan del poder del cacao para la estimulación del sistema nervioso y la circulación, además de estimular la lucidez mental y los estados afectivos gracias a las concentraciones de feniletilamina.

 

Tenemos que hacer énfasis en que todos estos beneficios son exclusivos al cacao y por ello son notorios con el consumo de chocolates de altas concentraciones del mismo. Se debe revisar la composición de los demás ingredientes para evitar efectos contrarios. Es así que los chocolates más populares y de consumo más tradicional contienen exceso de azúcar; algo claramente perjudicial.

 

Te invitamos a hacer parte del maravilloso mundo del cacao y deleitarte con los chocolates finos de Kattakao que no sólo llevan a otro nivel tu paladar sino que aportarán a una vida más saludable.

 

Maridaje

Además de su increíble sabor y las sensaciones que trae un chocolate tipo premium, ingresamos a un mundo igual de interesante combinándolo con otros alimentos, esto es los maridajes. Al mezclar el sabor amargo del cacao con café, té, queso o vino se acentúan los sabores de ambos productos, resaltando sus diferencias organolépticas y a su vez alcanzamos una nueva experiencia en el paladar.

 

¿ Cuál es la mejor forma de hacerlo ? Como  dice  una referente en el tema, la americana Megan Giller es interesante usar el método de la malteada:  “Muerdo un pedazo de chocolate y, una vez comience a derretirse este en la lengua, tomo un pedazo de otro producto o un trago de café, y luego los mezclo en la boca. Esto te da la oportunidad de probar lo que yo llamo el tercer sabor, que no es solo la mezcla de los dos ingredientes en tu boca. Realmente sabe a algo distinto”.

La palabra clave en el maridaje con cacao es el “balance”.  Se recomienda que el chocolate fino sea más dulce que el otro producto, por ello hay que ser muy selectivos y cuidadosos cuando se combine con postres.  Hay incluso otros más arriesgados que han empezado a juntarlo con el mundo salado como con puré de zanahoria.

Chocolate y café:  A pesar de tener tanto en común funcionan muy bien juntos, lo más importante es hacerlo con café negro y sin azúcar.  Por lo demás, a probar y a probar.

Chocolate y queso:  Dependerá mucho del tipo del paladar y de lo arriesgado que se quiera ser, pero en general ésta es una combinación extraordinaria. El queso tiene tantas variantes de sabor que va bien con cualquier chocolate fino, eso sí, se recomienda que con una concentración de cacao de máximo el 90%.

Chocolate y pan:  Puede sonar extraño y hasta poco sofisticado. Pero es una combinación que deleita a las personas de importantes referentes gastronómicos como Francia. Tan sencillo como un pan baguette con un trozo de chocolate, y listo.

Chocolate y vino:   Ha sido uno de los maridajes más controversiales en mucho tiempo dadas las características propias de cada uno que los podrían hacer incompatibles. Sin embargo se han encontrado armonías interesantes para el caso del chocolate semiamargo como el sauvignon blanc y el merlot. Y para el caso del chocolate amargo como el cabernet sauvignon y el syrah.

Consumo

Los colombianos consumimos alrededor de 2 kilogramos de chocolate por persona en el año, y aunque es bajo comparado con los países más consumidores, ha sido notorio el creciente interés por productos distintos al chocolate de taza. Hace algunos años era de apenas 1 kilogramo.

 

Gran parte del grano que se produce en Colombia llega a los países de más alto consumo, principalmente Estados Unidos y Europa, donde por décadas han aprendido a aprovechar los beneficios del cacao, con una cultura de consumo principalmente en barras en concentraciones de cacao mayores al 70%.  Por eso es importante, que así como ha sucedido con el café sigamos promoviendo un mayor consumo de nuestro cacao.

 

Estos son los principales consumos per cápita por país: Alemania (11 kg), Bélgica (10,9 kg), Suiza (10,8 kg), Reino Unido (10 kg), Francia (7,6 kg), Estados Unidos (6,0 kg), Italia (4,0 kg).

 

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.